Estadística Biomédica en Argentina y Covid 19 (I)

Información Científica en Tiempos de Pandemia

Estadística Biomédica en Argentina y Covid 19

Estadística Biomédica en Argentina y Covid 19

Al día de hoy se han comunicado más de 44,600,000 casos de afectados por la pandemia COVID-19 y alrededor de 1 080 000 muertes como consecuencia de ella alrededor del mundo. En Argentina, se han confirmado poco más de 1.300,500 casos y 20 300 óbitos vinculados a esta condición.

La rápida propagación de este flagelo, la incertidumbre acerca de su virulencia y letalidad así como también la ausencia de inmediato y probadamente eficaz tratamiento ha llevado a echar mano a medicamentos y estrategias previamente diseñadas para enfrentar otras enfermedades; algunas provocadas por patógenos de  similares características, y otras para el tratamiento de las más variadas condiciones.

La hidroxicloroquina (HCQ), un análogo del antimalárico cloroquina, ampliamente usada para el tratamiento de la artritis reumatoide ha sido propuesta como fármaco potencialmente útil  para la profilaxis del síndrome de distrés respiratorio agudo (SARS) luego de la exposición a COVID-19 (SARS COVID-19). El racional en que se apoya tal suposición se basa en estudios de laboratorio y reporte de casos cuyos resultados sugerirían que HCQ tiene ciertas y  sutiles propiedades antivirales. Para desencanto de los desprevenidos consumidores de artículos de ciencia; los resultados de las evidencias obtenidas en el laboratorio experimental no siempre se traducen en efectos clínicos reales y ciertas veces el resultado obtenido en el campo de la clínica tiene una  orientación de sentido opuesto al obtenido desde la ciencia básica.

Estadística Biomédica en Argentina y Covid 19

Estadística Biomédica en Argentina y Covid 19

Estadística Biomédica en Argentina y Covid 19

Los ansiosos editores de publicaciones científicas “revisadas por pares” (peer-reviewed journals) de reputación internacional; cual noteros de prensa ávidos por entregar la última novedad aunque esta no sea total y concienzudamente chequeada (depurada) por los filtros que tales editoriales disponen y convocan (revisores), pueden (inadvertidamente) enaltecer (o desterrar) las bondades de ciertas intervenciones o tratamientos. Así es como inicialmente HCQ se aprobó y comenzó a usarse como profilaxis para agentes de la salud y contactos de pacientes diagnosticados de COVID-19; sin embargo las evidencias más recientes basadas en estudios más o menos serios han demostrado que HCQ no presenta beneficios destacables en este sentido.

De la misma manera, otras estrategias han sido invocadas como potenciales tratamientos para contrarrestar los efectos de esta pandemia; son ellas  varias aunque vale destacar a oseltamivir, ribavirin, lopinavir/ritonavir, remdesevir (GS-5734), sofosbuvir, favipiravir, umifenovir, interferón; agentes inmuno-moduladores, plasma de convalecientes de infección por COVID-19, etc. A pesar de estos resultados, los ensayos clínicos reclutando cientos y aún miles de participantes no han mostrado evidencia de que alguno de ellos dispense el beneficio que anticipadamente se les pudiera haber adjudicado.

Lo cierto es que tendrá que esperarse mucho tiempo hasta que la ciencia obtenga y defina claramente una cura o alguna inmunización preventiva. Esta aseveración se sostiene con un ejemplo: la influenza ha existido desde al menos 7 siglos a la fecha y para ella aún no se ha definido un tratamiento efectivo.

 

Diseño y Estadística Biomédica H&B

Sitios amigos

 

Casa Roller// I Ching el Pozo de Agua// Nei Tan

Comentarios cerrados.